1/9/12

TARTA DE PERAS Y ROQUEFORT





O queso azul, porque ahora resulta que hay que hablar bien y si no viene de la región de Roquefort es solo un queso mohoso. 
Esta tarta se la vi hacer a Narda Lepes hace mil años y por una cosa u otra no la hacía. Si no era la masa, era la duda de que quede rica, o la falta de ganas.
A mi lo agridulce me encanta y ni hablar de los quesos con mermeladas o hasta con dulce de leche, pero este quesito se me hacía demasiado loco para ponerlo con una fruta. En fin, me animé y me volví loca. LOCA. 
Imagino que debe quedar riquísima con masa de hojaldre, pero ¡andá a hacer hojaldre! Yo no te lo hago ni en pedo, gracias. ¿Saben si se consigue hojaldre listo en Buenos Aires? Pasen el dato si conocen algún lugar.
Bueno, vamos a los bifes.







Receta (para una tartita mediana)

1 pera
100 q 150 grs. de roquefort
sal, pimienta y azúcar

Masa brissé

125 grs. de harina 0000
75 grs. de manteca fría
1 huevo
1 cuchada de azúcar
1 cucharada de sal





Prender el horno y dejarlo precalentando a 200°. 
Mezclar la harina, el azúcar y la sal con la manteca en cubitos tratando de tocarla lo menos posible hasta formar una arenita amarillenta. Si tienen procesadora, haganla ahí y se ahorran el sufrimiento.
Una vez hecha la arenita ponen todo en la mesada, hacen un huequito y meten el huevo. 
Ahora viene lo complicado: si tienen un cornet, buenísimo y sino, hacen como yo y con un cuchillo grande berreta van como "hachando" la mezcla hasta que el huevo se incorpore bien y les quede otra vez una arena, pero apelmazada, menos húmeda y más gruesa. No sé como explicarles mejor, así que por favor mirense algún tuttorial de alguien más copado que haga videos. Ya haré uno yo, ¡perdón!
Apretar toda la mezcla, hacer un bollo y llevar a la heladera envuelta en papel film.
Cortar la pera en rodajas finitas y desgranar el roquefort.
Sacar la masa de la heladera, estirarla y ponerla bien prolija en la tartera. Traten de que la masa llegue bien a todos los ángulos y que quede pareja, porque cuando se cocina se achica.
Pichenla un poquito y mandenla al horno medio hasta que esté un poquito dorada. Sacar del horno y cubrir con el roquefort y las rodajas de pera. Espolvorear con un poquito de sal, pimienta y azúcar y volver al horno hasta que el queso se funda y las peras estén tiernas.






Listo, ahora a devorarla como unos asquerosos.
Esta tarta es como un snack, no esperen llenarse con una porción porque es bien finita y dudo que quede bien agregandole más relleno o metiendole huevo. 
Mientras la preparaba probé un pedacito de pera con queso y mi vida cambió. No por nada el queso se sirve con frutas.





2 comentarios:

  1. Tuve el privilegio de probar esta delicia. Aguante todo.

    ResponderEliminar
  2. Genial!! Busqué esta receta como condenada!! Gracias!!

    ResponderEliminar